Oratoria para sermones

Ya el papa Benedicto XVI había pedido a los sacerdotes que sus sermones u homilías no tomaran más de 10 minutos.

Ahora Francisco continúa con buenos consejos para esa oportunidad única que tienen los clérigos: hablar para un público cautivo y que tampoco va a refutar lo que se diga. Tamaña responsabilidad, tanto capital simbólico, diría Bourdieu, no debe desperdiciarse.

Con humor, homilías que deben evitarse

Prohibido aburrir a los que van a misa

Entrenamiento para mejorar las homilías

Ni show ni aburrimiento en los sermones

Y acá va un artículo que orienta a los feligreses que tienen que leer durante la Misa.

Cómo se debe leer la palabra de Dios en la Misa