Más sobre el miedo oratorio

Artículo de La Vanguardia.

¿Estamos preparados para hacer el ridículo?

Anuncios