Para no fracasar, la clave es saber qué va a decir

La culpa es del telepromter

Esto le ocurrió a un director de Hollywood. Como tuvo problemas para leer el teleprompter, no pudo seguir su presentación y se fue.

Tal cual. ¿Qué habrá pensado el público del fugitivo orador? Vale la pena ver los dos videítos que incluye este enlace.

Anuncios